En el cáncer, es lo opuesto a la remisión. El cáncer ha reaparecido después de un período de no ser detectado.